x
Centro de preferencia de la privacidad
Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.
Más Información Habilitar todas
Gestionar las preferencias de consentimiento
- Cookies técnicas Activas siempre
Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.
- Cookies de Google Maps
Cookies de Preferencias de Google: Estas cookies permiten que los sitios web de Google recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras.
- Cookies de análisis o medición
Son aquellas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.
Rechazar todas Confirmar mis preferencias
¿Puede mentir una máquina? El siguiente reto de la IA de Google
Páginas Web Valencia Tue, 26 Apr 2016 13:51:00 +0200

Blog de Marketing, Diseño, SEO y Programación a Medida

¿Puede mentir una máquina? El siguiente reto de la IA de Google

¿Puede mentir una máquina? El siguiente reto de la IA de Google
Hace dos meses comentamos que Google DeepMind desarrolló una inteligencia artificial capaz de ganar a uno de los mejores jugadores del mundo jugando una partida de GO. Algo que no había conseguido ninguna inteligencia artificial hasta la fecha.

Ahora el reto es otro muy diferente. Google DeepMind ha retado a Blizzard a jugar una partida de Starcraft 2. Esto es un gran reto que se presenta a la compañía ya que, en un juego como el ajedrez o GO es un juego por turnos, pero en este caso es algo muy diferente.

Starcraft vs IA

Starcraft 2 está considerado como uno de los mejores juegos de deporte electrónico más bien conocidos como los eSports donde se realizan innumerables eventos y campeonatos de los cuales muchos de ellos de los más importantes del mundo como puede ser el caso de Dreamhack o TSL. Jugadores de todo el mundo entrenan cada día durante más de 8 horas al día para poder ganar estas competiciones, las cuales, les aportan miles de dólares en cada torneo que ganan.

Pero ahora viene la eterna pregunta, ¿Puede una máquina mentir o jugar con la incertidumbre?

Uno de los principales retos que ofrece Starcraft 2 es que tú solo ves una parte del mapa y debes estar constantemente enviando unidades a diferentes puntos del mapa para ver que hace tu enemigo. En función de donde estén ubicadas las unidades enemigas y esto es lo que peor va a llevar la IA de Google.

Es muy fácil despitar a los usuarios para que pensemos que nuestra estrategia se basa en tener todo nuestro arsenal en una zona del mapa cuando en realidad lo que estamos haciendo es preparar la estrategia por otro lado. Esta es la desventaja clara que presenta la IA, que no sabe mentir. No es capaz de intentar reproducir esto que acabamos de comentar, marcarse un farol para engañar al usuario y que crea que estamos haciendo algo cuando realmente no lo estamos haciendo.

Todo esto esta por ver todavía, porque Google no ha confirmado que vaya a ser en Stacraft 2 oficialmente donde vaya a trabajar ahora su IA, pero visto que sus competidores como Facebook y Microsoft que van en pañales todavía con sus sistemas de inteligencia artificial están intentando conseguir que sus IA consigan jugar a Starcraft 2.

Desde Edina pensamos que va a ser muy complicado afrontar el problema de la incertidumbre que es lo que permite hacer a los jugadores darles ventaja dado que tratan de engañar a los rivales. Según Michael Mohrhaime uno de los cofundadores de Blizzard indica que "dar información o pistas falsas es una estrategia muy avanzada y sería impresionante que un ordenador pudiera hacerlo".





La máquina contemplará la incertidumbre como otra estrategia de combate y si al final la máquina considera que mostrando su fortaleza será el momento en el que pueda ganar, lo hará, según afirman los expertos de DeepMind.

El grupo se basa en esta afirmación recordando que después de entrenar a varios grupos de robots en los que debían dar puntos positivos o negativos en función de haberse encontrado recursos beneficiosos o no. Observaron que iba cambiando el comportamiento en el que los robots se comunicaban. La manera de hacerlo era enceder una luz cuando encontraban el recurso positivo y en ese momento actuaban. El problema es que el acceso al recurso positivo era limitado y no todos los robots podían acceder a él con lo cual se produjo un cambio de comportamiento por parte de los robots. Como no había recursos para todos, de las 500 pruebas que se hicieron el 60% de ellos aprendieron a cuando encontraban un recurso no avisar a nadie de que lo tenían no encendiendo la luz para que lo detectaran.

Aún más, un tercio de los robots evolucionaron y desarrollaron un sistema para pillar a los mentirosos desarrollando una especie de aversión a la luz que era justo lo contrario de su programa original. Dado este caso real, no parece imposible que las máquinas puedan tirarse faroles y para ellos mentir será otro caso más a contemplar en una determinada situación.

¿Puede mentir una máquina? El siguiente reto de la IA de Google