ENTRADAS
viernes, 20 de abril de 2018

Balón de oxigeno para el taxi y golpe al Supremo: Ley Anti Uber

Balón de oxigeno para el taxi y golpe al Supremo: Ley Anti Uber
El Gobierno acaba de aprobar hoy en el Consejo de Ministros, que se celebra cada viernes, mediante real-decreto una norma con rango de ley para salvar al taxi frente a Uber y Cabify. Hace unos pocos días el Supremo presentaba una sentencia que podía liberalizar el sector por completo. El Gobierno para evitarlo y también proteger los intereses millonarios de inversores en licencias VTC, a tomado esta decisión de última hora. Pero esto no se queda aquí, la ley va a generar una nueva batalla judicial que puede alargarse durante años.

Según explicaba esta misma mañana el Ministro de Fomento Íñigo de la Serna "El objeto de la ley es equilibrar la actividad del taxi y de las empresas de alquiler de coches con conductor. Queremos garantizar una buena convivencia entre ambos sectores, sobre todo porque el ratio 1/30 ya se ha roto. Ahora mismo hay 64.217 licencias de taxi y 7.058 de VTC, por lo que el ratio actual es de 1/9 y debe ser regulado".

Con esta ley lo que hace el Gobierno es intentar desactivar el fallo del Supremo y pone ciertas dificultades a empresas como Uber y Cabify como son: el ratio 1/30, es decir que por cada 30 licencias de taxi solo puede haber una CTV, y la otra hace referencia a la territorialidad, un coche VTC con licencia en Valencia no puede realizar más del 20% de su actividad fuera de su Comunidad Autonoma.

Estas eran dos exigencias que ponían los taxistar al Gobierno, y este les ha hecho caso. El reglamento que venía regulando este tema es del 2015, al crear esta norma con rango de ley según el principio de jerarquía normativa esta tiene más importancio y por tanto es la que hay que cumplir. 

Durante este último tiempo las licencias VTC han ido creciendo exponencialmente por lo que estaba en peligro el taxi que es un servicio de interés público según el Gobierno.

El Gobierno ha aprovechado esta confluencia cósmica del temor del taxi a desaparecer y el de las VTC a Uber y a perder su inversión para sacar de la chistera un decreto-ley que, más o menos, satisface a todas las partes. De hecho, parece haber logrado los apoyos políticos suficientes para aprobarlo en el Congreso de los Diputados en un plazo de 30 días, que es algo bastante dificil últimamente. El único problema es que puede acabar convirtiendo en una pesadilla jurídica, por saltarse al Supremo.

Otra de las preguntas que aún está sin resolver es saber lo que va a pasar con las licencias VTC solicitadas desde noviembre de 2015 y hasta hoy. El nuevo decreto-ley deroga al anterior pero no es retroactivo, por lo que hay posibilidad jurídica de que la sentencia del Supremo tenga repercusión en esos casos. Se estima que pueden llegar hasta 30.000 y queda muy claro que Uber va a luchar por todos y cada uno de ellos. Esto no acaba aquí, sino que acaba de empezar.

Etiquetas: , , ,
Facebook Sharer
Pinterest Sharer