ENTRADAS
viernes, 06 de marzo de 2020

La velocidad de carga ¿Por qué es tan importante en el diseño web y para el SEO?

Una web que carga rápido es más usable

Todos luchamos por lo mismo en el mundo online. Cuando publicamos nuestra web, aspiramos a conseguir un posicionamiento preferente que nos permita recibir en ella a numerosos clientes, para que estos decidan navegar por nuestros contenidos y, finalmente, adquirir nuestros productos y servicios. Para ello, dependemos muchísimo de la velocidad de carga.

¿Por qué? Porque la competencia es feroz: ¡todos queremos lo mismo! Y el usuario, ¿qué quiere él? Evidentemente, contenido de calidad, fiabilidad e inmediatez. Y en este punto, la lectura de este artículo nos va a venir muy bien.

A qué se llama velocidad de carga

Se llama así al plazo que tarda un sitio web en estar operativo desde que se realiza el clic de acceso. Es decir, el tiempo que hacemos esperar a los usuarios hasta que encuentran operativo nuestro espacio online.

No es necesario realizar un profundo estudio de mercado para saber que los internautas somos, por naturaleza, impacientes. Así, cuando les hacemos esperar entre 1 y 3 segundos, la posibilidad de que abandonen su propósito aumenta en un 32 %. Si les obligamos a esperar hasta 5 segundos, se incrementa hasta el 90 %.

Muchos estudios ofrecen un dato ultrarrevelador: la mayoría de las personas no esperan más de 4 segundos a que una página se cargue. ¿Podemos arriesgarnos a perder una venta por semejante motivo técnico?

Incluso en el que caso de que decida perseverar y aguardar tras una espera larga, la actitud y la predisposición del usuario se habrá visto afectada negativamente. La ilusión, el deseo, el afán por descubrir habrán disminuido, y nos costará mucho volver a situarlo en sus expectativas positivas previas.

Velocidad de carga: por qué es tan importante

El diseño web debe ser muy cuidadoso a este respecto. Optimizar la velocidad y contar con un sitio más rápido supone:

  • Más cantidad de visitantes.
  • Más ventas que los competidores con webs lentas.
  • Menos porcentaje de rebote.

Otros dos beneficios fundamentales de la carga rápida

En términos de usabilidad, los sitios con una velocidad elevada resultan mucho más manejables y satisfactorios. En realidad, es la interacción con el usuario lo que determina esta percepción tan negativa. La impaciencia hace que el internauta se acelere, cometa errores y genere fallos o bloqueos evitables en su navegación web. Cuando abandone el sitio, lo hará con la sensación de haber visitado un espacio poco fiable tecnológicamente, por lo que considerará esa marca como indigna de su confianza.

Además, en términos de posicionamiento SEO, la incidencia de este aspecto es enorme. Las webs que cargan rápido resultan especialmente atractivas para las arañas de los buscadores, las cuales las rastrean antes que a las lentas.

La explicación técnica es sencilla: los rastreadores tienen un tiempo determinado para realizar cada indexación. Si transcurrido este tiempo no logran su objetivo, buscan en otro lugar. Por lo tanto, ¡seremos mucho más indexables y podremos alcanzar una mejor ubicación en buscadores!

En conclusión, si queremos tener una web competitiva, diferencial y productiva en términos comerciales, debemos apostar firmemente por asegurar una excelente velocidad de carga. No es una simple posibilidad, es una obligación inaplazable en términos mercadológicos.


Facebook Sharer
Pinterest Sharer